Ignacio Escolar, el perrito de la blogosfera

Ignacio Escolar

Los perritos de la pradera servían de alimento a zorros, tejones, águilas, etc., pero no tenían arquitectos japoneses entre ellos para construir sus casas en vertical, y ahí vino su perdición: fueron casi exterminados por el daño que ocasionaban en las praderas con sus madrigueras hechas a base de múltiples agujeros y galerías a ras de suelo.
Se caracterizaban por tener vigilantes erguidos a dos patas, que avisaban de cualquier peligro con unos grititos parecidos a los de un perro con laringitis (de ahí su nombre), mientras los demás comían plácidamente.
Se llegó a hacer un experimento consistente en pasear delante de ellos imitaciones de sus depredadores, y “personas humanas”, para comprobar si sus gritos de alarma eran diferentes.
En efecto. Con un tejón y un zorro de imitación, los vigías gritaban como locos sonidos casi idénticos, y todos corrían a sus madrigueras para ponerse a salvo.
Lo curioso vino cuando hicieron pasear ante ellos a una señorita rubia que se parecía a Bibiana Aído, aunque por su gran culo más bien simulaba ser Digital Jiménez, y los vigías no emitieron sonidos de alarma, sino otros más calmados, similares a los piropos de nuestros albañiles cuando trabajaban en las obras, así es que los otros perritos no acudían raudos a sus madrigueras, sino que seguían a lo suyo con toda tranquilidad.
Parecido comportamiento tuvieron cuando paseó ante ellos un hombre con sonrisa de necio, como la de ZP. Pero en cuanto desfiló otro hombre, esta vez con barbas y gafas, que parecía un calco de Rajoy, sus alarmas fueron como si habían visto un tejón, escapando a toda velocidad a sus madrigueras.
Actualmente, los perritos de la pradera se pueden ver por toda la geografía española. Se caracterizan por vestir de forma informal, pero de marca. Es decir, con traje caro pero sin corbata, moda casual. Y aunque conservan el mismo tipo de pelo, ya no viven en madrigueras, sino en casas, procurando no hacerlo en bloques, sino en chalets adosados y con barbacoa.
Están desparramados por todos los ministerios, organismos públicos, sindicatos, empresas públicas y alguna privada con vocación de gubernamental: PRISA, la SER, LA TV4, la TV6ª, etc. Si ves que en una tertulia televisiva, alguno de los contertulios tiene el pelo lacio, no lleva corbata, mira constantemente con sus ojillos de perrito  al farolillo rojo de la cámara de TV, y sólo habla de las excelencias del gobierno de ZP y lo mal que lo hizo el PP cuando gobernó, ahí lo tienes. Ahí está uno de los perritos de la pradera hispanos. En este caso, Ignacio Escolar, el perrito de la blogosfera.
Así es que a mí no me mires, que “yo no soy esa”. ¡Guau!

Etiquetas: , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: